09 Mar/17

Diccionario tecnológico – de la A de Ahle a la Z de Zymotechnik

Diccionario tecnológico - de la A de Ahle a la Z de Zymotechnik - EVS Translations
Diccionario tecnológico – de la A de Ahle a la Z de Zymotechnik – EVS Translations

El primer diccionario tecnológico de las lenguas alemana, francesa e inglesa

Una herramienta sencilla cuyo único objetivo es realizar agujeros en diferentes materiales es el término que encabeza el «Diccionario tecnológico de las lenguas alemana, francesa e inglesa»: die Aale [hoy en día: Ahle]. En francés esta palabra se dice l‘alêne o la pointe y en inglés es awl o pricker. Este precoz diccionario especializado que incluye términos de la industria, la física, la náutica, la minería, la mineralogía y «otras ciencias mecánicas e industriales» fue publicado en 1853 como único en su especie por la editorial de Christian Wilhelm Kreidel en Wiesbaden.

En respuesta a la inconsistencia de los términos técnicos en las tres lenguas principales (alemán, inglés y francés) y la discrepancia existente entre los profesionales, Johann Adam Beil recopiló un diccionario que simplificaba de repente «el estudio de las obras extranjeras de carácter técnico» (véase el prólogo). El experimentado tonelero, también denominado barrilero, estaba predestinado a acometer esta tarea: como hijo de una familia de artesanos, abrió en 1815 su propia bodega tras su regreso de la contienda contra Francia. Diez años más tarde descubrió su interés por la política y en 1826 se convirtió en senador. Como tal, ordenó la edificación del cementerio principal de Fráncfort, entre otras cosas. Además de sus 11 propiedades en la calle Hochstraße de Fráncfort, entre sus posesiones también se encuentra una granja agrícola en la que en el año 1833 se construyó el primer molino de vapor de Fráncfort. En sus múltiples viajes, Beil descubrió además su pasión por el ferrocarril, a lo que debe su puesto como director de la compañía de ferrocarriles del Taunus a partir del año 1840. Este visionario estuvo durante toda su vida al tanto de las innovaciones y participó de los acontecimientos a medida que la economía alemana experimentaba un auge. La causa de la creciente importancia de las relaciones económicas y de los idiomas en el ámbito de la técnica tuvo sus orígenes en la Revolución industrial que se produjo en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVIII y que se expandió a Europa Occidental y EE. UU. en el siglo XIX. Gracias a la oleada de nuevos inventos aumentó la capacidad de producción, lo que hizo imprescindible la colaboración más allá de las fronteras nacionales.

Pero Beil no llegó a ver publicada su obra —transcendental para la lexicografía—, ya que un año antes, el que fuera director de los ferrocarriles del Taunus murió a la edad de 61 años en su lugar de nacimiento, Fráncfort del Meno. Su diccionario tecnológico finaliza con el vocablo Zymotechnik, una técnica de fermentación que se empleaba tanto en las destilerías de aguardiente como en las fábricas de cerveza, e hizo con su recopilación de términos técnicos una valiosa contribución al avance del oficio del traductor.

Un ejemplar original de la primera edición se encuentra en el Museo de Diccionarios de EVS en Sofía, Bulgaria.